¿Relato corporativo o Storytelling?

El relato corporativo no es otra cosa que poner sobre la mesa algunas historias que están detrás de su empresa y que “relatan” lo que la empresa es, no lo que desea ser. Storytelling muestra esas u otras historias, en forma persuasiva, para posicionar la marca y atraer nuevos clientes.

Relato corporativo

Todas las empresas están repletas de historias: de sus clientes, de sus colaboradores, de sus ejecutivos, de sus inicios, de su fundador, de sus socios, entre tantos otros stakeholders.


Cuando sumamos todas esas historias en una sola, encontramos el gran “relato corporativo” que normalmente se asocia a alguna de las siguientes posibilidades:


1. Las historias son coherentes entre sí y con el propósito de la organización: el mejor de los escenarios. Tenemos una gran historia para contar que puede ser convertida en miles de relatos diferentes, cada uno orientado a distintas audiencias.


2. Las historias son coherentes entre ellas, pero no están alineadas al propósito organizacional: en estos casos se necesita revalidar el propósito y realizar un proceso de gestión del cambio, lo que significa tener muy bien definida la nueva historia que se desea construir. A partir de esta nueva historia, se busca generar una nueva coherencia, la que comienza desde los directivos y va permeando a todos los colaboradores y clientes.


3. Las historias no son coherentes ni entre sí ni con el propósito: la falta de coherencia es el peor de los males. Ocurre generalmente que directivos tienen ideas de la realidad diferentes a la que viven los clientes y colaboradores de la organización. La necesidad, en este caso, es levantar estas diferencias a nivel directivo y comenzar a alinear a la organización con su propósito.


En todos estos casos, el relato corporativo se basa sobre verdades. El Storytelling, a diferencia de los relatos, es una instrumentalización para que los relatos resulten más atractivos y persuasivos, basados o no sobre historias verdaderas.


Cuando se basa en historias deseadas y no reales, el incumplimiento de expectativas genera las peores consecuencias. Cuando se basa en realidades, genera clientes leales, colaboradores comprometidos, mejores fuentes de financiamiento y mejores resultados en general.


Espero que nuestros consejos le sean de utilidad. Si le interesa construir su relato o conocer más de este tema, pregúntenos a contacto@andreadelacalle.cl.