Por qué las historias nos cautivan

En medio de una reunión totalmente técnica y profesional, una historia de menos de un minuto es capaz de cambiar todo el ambiente; Tomás Pueyo nos explica la razón.


Esta semana estuve dictando un taller en el MBA UC sobre la mejor estructura y diseño para distintos tipos de presentaciones. Después de 6 horas hablando temas más técnicos, cerré el taller mostrando a los alumnos una forma de incorporar historias personales a las presentaciones y, especialmente, les pedí escribir un relato personal que pudiera ser inspirador.


El resultado fue impresionante: un minuto escuchando historias personales reales importantes, bien estructuradas y bien relatadas, fueron suficientes para crear un clima totalmente diferente y mejor al que tuvimos durante las 7 horas previas. Después de una primera historia personal, otros alumnos comenzaron a contar las de ellos, generando un espacio de apertura, de confianza y de colaboración.


La explicación es simple: estamos condicionados para aprender a través de las historias y quien mejor lo explica es Tomas Pueyo en esta charla TED respecto a “por qué las historias cautivan”.