7 errores típicos al comenzar una presentación


El preámbulo e inicio de una presentación son muy relevantes para generar impacto, no cometa estos típicos errores que le restarán fuerza con su audiencia.


Cuando hacemos una presentación, debemos dejar de pensar en nosotros como personas, olvidarnos del pudor que nos genera la exposición y vernos desde fuera como si estuviéramos montando un espectáculo donde la estrella somos nosotros.


A mis clientes les propongo analizar cómo actúan los grandes referentes de la oratoria moderna y los desafío a imitar sus buenas prácticas: Steve Jobs, Barack Obama, Nelson Mandela, John F. Kennedy o cualquier otro orador que admire.


Cuando mira la situación desde cómo lo hacen los mejores, es fácil notar errores que se repiten en varias oportunidades. En este listado expongo 7 errores que corrijo a diario y que

se dan “antes” de comenzar la presentación:


1.   Salir muy serio y rígido al escenario

Al caminar hacia el lugar de la presentación ya estamos comunicando y debemos asegurarnos hacerlo como los expertos que somos del tema a presentar. Si nuestro cuerpo está rígido, caminamos mirando hacia el suelo o estamos muy serios, estaremos delatando nerviosismo y la audiencia inconscientemente nos descalificará.

Intente nunca entrar apurado, usted es la estrella, sonría, salude con los brazos y mire a la gente.


2.   Esconderse en el escenario

Al enfrentar a la audiencia, debemos buscar estar donde mejor nos vean, esto es justo al frente y lo más cerca posible del público. Para una persona con miedo escénico es difícil pararse en ese punto del escenario, pero lo más complejo es lograr que se mantenga ahí. Tiende a irse alejando poco a poco, corriéndose hacia atrás o hacia los lados, donde la audiencia ya no lo puede ver tan directamente, quitando fuerza a su figura para presentar.


3.   Afirmarse en el podio o en el micrófono

Debemos procurar tener las manos libres y visibles para que nos ayuden a comunicar, soltando todos los elementos que nos impiden utilizarlas de esta forma. Suelte el podio, no lo necesita, usted ya sabe estar de pie. Lo mismo con el micrófono, confié en la empresa encargada de sonido y usted sólo hable.


4.   Cruzar las piernas o mover los pies

El cruce de piernas, típico de mujeres, refleja deseo de esconderse. El movimiento de pies, deseo de arrancar. Hay que evitar ambos si queremos mostrar una figura segura, de expertos en el tema.


5.   Evitar el contacto visual con su audiencia

La mirada es una poderosa herramienta de conexión con la audiencia. Asegúrese de pararse donde pueda ver a la mayoría de las personas directamente a los ojos y haga el ejercicio de mirarlos a todos. Evite mirar el suelo, techo o fondo, a menos que esté pauteado para reforzar el mensaje.


6.   Hablar demasiado pronto una vez en el escenario

Cuando suba al escenario, no cometa el error de hablar demasiado pronto: usted es la estrella y debe esperar que la audiencia esté preparada para escucharlo. Párese en silencio, observe a la audiencia y vea cómo se genera un ambiente de expectación por lo que usted va a decir. Sólo en ese momento usted puede comenzar su presentación.


7.   Perder el inicio con saludos rimbombantes, excusas o pruebas de audio

El inicio de su presentación debe ser “espectacular”, debe enganchar a su audiencia. No lo desaproveche probando el micrófono (“aló, aló, ¿se escucha?”) o saludando a todas las autoridades presentes. No importa como lo haga el resto de las personas que presentan, usted puede ser diferente y saludar en la tercera o cuarta frase, o al final, cuando ya haya logrado captar la atención de todo el público.


Si quiere hacer presentaciones de excelencia, consulte por nuestra asesoría.